Contact Us

Newsroom

En Español

 

EPA anuncia primeras normas nacionales para salvaguardar la disposición de las cenizas de carbón

CONTACTO:

Oficina de Prensa de EPA: press@epa.gov

Normas de sentido común y prácticas para protegerse contra los fallos estructurales y la contaminación de agua y aire

WASHINGTON—La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) anunció hoy las primeras normas nacionales para la disposición segura de los residuales de combustión de carbón (cenizas de carbón) proveniente de las centrales eléctricas a base de carbón. La norma final establece salvaguardas para proteger a las comunidades de las fallas en los embalses de cenizas de carbón, como el derrame catastrófico ocurrido en Kingston, Tenn., y establece salvaguardas para prevenir la contaminación de agua subterránea y las emisiones de aire provenientes de la disposición de cenizas de carbón.

“La EPA está tomando acción para proteger a nuestras comunidades de los riesgos de la mala administración de las unidades de disposición de cenizas de carbón, y para poner en vigor las salvaguardas que ayudarán a prevenir la próxima falla catastrófica de un embalse de cenizas de carbón, que podría costar millones a los negocios locales, comunidades y estados”, declaró la administradora de la EPA Gina McCarthy. Estas salvaguardas sólidas protegerán el agua potable de la contaminación, al aire del polvo de las cenizas de carbón y a nuestras comunidades de fallas estructurales, mientras proveerán a las instalaciones con un enfoque práctico para la implementación”.

La EPA ha estado estudiando los efectos de la disposición de cenizas de carbón en el medio ambiente y la salud pública por muchos años. A raíz de la falla del embalse de cenizas de carbón en la central de la Autoridad del Valle de Tennessee (TVA, por sus siglas en inglés) en Kingston, TN, la EPA comenzó un esfuerzo de múltiples años para ayudar a asegurar la seguridad de las instalaciones de disposición de cenizas de carbón en la nación, incluyendo la evaluación de más de 500 instalaciones a través del país. Las unidades de disposición de cenizas de carbón que han sido construidas o administradas indebidamente se han vinculado a cerca de 160 casos que han ocasionado daños a las aguas superficiales o subterráneas o al aire. La EPA evaluó cuidadosamente más de 450,000 comentarios a la norma propuesta, el testimonio de ocho audiencias públicas e información recopilada durante tres notificaciones solicitando comentarios a nuevos datos y análisis.

Las unidades de disposición que han sido construidas indebidamente o mal administradas han resultado en el fallo catastrófico de embalses superficiales, daños a las aguas superficiales, subterráneas y al aire. Los primeros requisitos federales para los embalses y vertederos en abordar estos riesgos incluyen:


    · El cierre de embalses superficiales y vertederos que no cumplan con los estándares de ingeniería y estructurales y que ya no recibirán cenizas de carbón;
    · La reducción de riesgos de fallos catastróficos al requerir inspecciones regulares de la seguridad de las estructuras de los embalses superficiales;
      · Las restricciones en la localización de nuevos embalses superficiales y vertederos para que no puedan ser construidos en áreas sensitivas tales como humedales o zonas de terremotos;
      · La protección de aguas subterráneas al requerir el monitoreo, la limpieza inmediata de la contaminación y el cierre de aquellos embalses superficiales que no tengan revestimientos que estén contaminando las aguas subterráneas;
        · La protección de comunidades que usan sistemas de controles de polvo fugitivo para reducir el polvo de cenizas de carbón propagadas por el viento;
        · El requerimiento de barreras de revestimiento para las nuevas unidades y el cierre adecuado de embalses superficiales y vertederos que ya no reciban los residuales de combustión de carbón (CCRs, por sus siglas en inglés).

          ·
        En respuesta a los comentarios recibidos de la propuesta, la norma final hace varios cambios al proveer mayor claridad de los requisitos técnicos para los vertederos de cenizas de carbón y los embalses superficiales bajo el Subtítulo D de la Ley de Conservación y Recuperación de Recursos (RCRA, por sus siglas en inglés), la ley primordial de la nación para reglamentar los desechos sólidos.

        La implementación de estos requisitos técnicos será reportada mediante una publicación global y regular de los estados y las comunidades para permitirles monitorizar y supervisar estos requisitos. La norma requiere que los dueños de centrales eléctricas y los operadores provean información detallada a los ciudadanos y estados para entender plenamente cómo estas comunidades podrían ser impactadas. La norma establece nuevos requisitos de transparencia, que incluyen requisitos de documentación y presentación de informes, así como el requisito para que cada instalación publique información específica en un sitio web accesible por el público. Esto proveerá al público información relacionada a los resultados del monitoreo anual de las aguas subterráneas, los informes de acciones correctivas, los planes para el control de polvo fugitivo de las cenizas de carbón, y las notificaciones de la finalización de cierres.

        Esta norma final también apoya el reciclaje responsable de las cenizas de carbón al distinguir el uso seguro y útil de la disposición. En el 2012, cerca del 40 por ciento de todas las cenizas de carbón producidas fueron recicladas (uso beneficioso), en lugar de ser dispuestas. El uso beneficioso de las cenizas de carbón produce beneficios positivos ambientales, económico y de rendimiento tales como la reducción del uso de materia virgen, menos emisiones de gases de efecto invernadero, costos reducidos de la disposición de cenizas de carbón, y mejoras en la fortaleza y durabilidad de materiales.

        La EPA está comprometida a trabajar de cerca con nuestros socios estatales en la implementación de esta norma. Para facilitar la implementación y armonizar los requisitos normativos para los vertederos y embalses superficiales de cenizas de carbón, la EPA exhorta a los estados a adoptar el criterio mínimo federal, revisar sus Planes de Gestión de Desechos Sólidos (SWMPs, por sus siglas en inglés) y someter sus revisiones a la EPA para aprobación. Un SMWP revisado y aprobado enviará una señal sobre la opinión de la EPA referente a si el SWMP del estado cumple el criterio federal.



        Fecha de publicación:12/19/2014 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico