Contact Us

Newsroom

En Español

 

EPA propone normas de smog para salvaguardar a los estadounidenses de la contaminación atmosférica

WASHINGTON—Basado en extensa evidencia científica reciente acerca de los efectos dañinos del ozono a nivel terrestre, conocido como smog, la EPA propone fortalecer los estándares de calidad de aire dentro de un rango de 65 a 70 partes por mil millones (ppmm) para mejor proteger la salud de los estadounidenses y el medio ambiente, mientras acepta comentarios sobre un nivel inferior de 60 ppmm. La Ley de Aire Limpio requiere que la EPA revise los estándares cada cinco años al establecer un conjunto de pasos abiertos y transparentes, y al considerar los consejos de un panel de expertos independientes. La EPA actualizó estas normas en el 2008, fijándolas a 75 ppmm.

“Alinear los estándares de contaminación de ozono con los últimos avances científicos limpiará nuestro aire, mejorará el acceso a la información crucial sobre la calidad de aire, y protegerá aquellos que se encuentra bajo mayor riesgo. Apoderará a las personas en Estados Unidos con la información actualizada de calidad de aire para proteger a nuestros seres queridos—porque independientemente si trabajan o juegan al aire libre—ellos merecen saber que el aire que respiran es seguro”, declaró la administradora de la EPA Gina McCarthy. “El cumplir la promesa de la Ley de Aire Limpio siempre ha sido la responsabilidad de la EPA. Nuestras protecciones de salud han perdurado porque fueron diseñadas para evolucionar, por eso estamos usando la última información científica para actualizar las normas de calidad de aire, para así cumplir la promesa de la ley y defender el derecho de cada persona a respirar aire limpio”.

Los científicos examinaron numerosos estudios científicos durante su más reciente revisión de los estándares de ozono, incluyendo más de 1,000 nuevos estudios publicados desde la última actualización. Los estudios indican que la exposición a niveles más bajos de ozono menores a 75 ppmm, el nivel del estándar vigente, puede presentar serias amenazas a la salud pública, perjudicar el sistema respiratorio, causar o agravar el asma y otras enfermedades respiratorias, y también está vinculada a muertes prematuras por causas respiratorias y cardiovasculares. El ozono a nivel terrestre se forma en la atmósfera cuando las emisiones de óxidos de nitrógeno y compuestos volátiles orgánicos “se cocinan” en el sol proveniente de fuentes como automóviles, camiones, autobuses, industrias, centrales eléctricas y ciertos vahos de combustibles, solventes y pinturas. Las personas que se encuentran en mayor riesgo de respirar el aire que contiene ozono incluyen los asmáticos, los niños, los ancianos, y aquellas personas que se ejercitan o trabajan al aire libre. Los estándares de ozono más estrictos también proveerán y añadirán una medida de protección para las familias de bajos ingresos y minoritarias que son más propensas a padecer asma o vivir en comunidades sobrecargadas por la contaminación. A nivel nacional, 1 de cada 10 niños ha sido diagnosticado con asma.

De acuerdo al análisis de la EPA, el fortalecer el estándar a un rango de 65 a 70 ppmm proveerá una protección significativamente mayor para los niños y adultos al prevenir más de 750 a 4,300 muertes prematuras; 1,400 a 4,300 visitas a salas de emergencia relacionadas al asma; y 65,000 a 180,000 ausencias laborables.

La EPA estima que los beneficios de cumplir con los propuestos estándares superarán significativamente los costos. Si los estándares son finalizados, cada dólar invertido en cumplirlos, aportará hasta tres dólares en beneficios a la salud. Estos beneficios a la salud mayores se conseguirán al evitar los ataques de asma, los ataques al corazón, las ausencias escolares y muertes prematuras, entre otros efectos a la salud valorados en $6.4 a $13 mil millones anualmente en el 2025 para un estándar de 70 ppmm, y $19 a $38 mil millones anualmente en el 2025 para un estándar de 65 ppmm. Los costos anuales se han estimado a $3.9 mil millones en el 2025 para un estándar de 70 ppmm, y $15 mil millones para un estándar de 65 ppmm.

Una combinación de las normas finalizadas o propuestas para la contaminación atmosférica, incluyendo los estándares para vehículos y combustibles limpios del “Nivel 3”, reducirá significativamente las emisiones que forman smog provenientes de la industria y la transportación, y ayudará a los estados a cumplir las normas propuestas. El análisis de la EPA de los programas federales que reducen la contaminación atmosférica de combustibles, vehículos y motores de todos tamaños, las centrales y otras industrias demuestra que la vasta mayoría de los condados de EE.UU. con monitores cumplirán los estándares que ofrecen mayor protección para el 2025 con tan solo las normas y programas que ya son vigentes o siendo implementados. Las comunidades locales, los estados, y el gobierno federal han logrado avances sustanciales reduciendo el ozono a nivel terrestre. Nacionalmente, del 1980 al 2013, los niveles de ozono promedios han disminuido un 33 por ciento. La EPA proyecta que este progreso continuará.

La Ley de Aire Limpio provee a los estados un plazo de tiempo para cumplir los estándares. Dependiendo en la severidad de su problema de ozono, las áreas tendrían un plazo entre 2020 al 2037 para cumplir los estándares. Para asegurar que la gente sea alertada cuando el ozono alcance niveles malsanos, la EPA propone extender la temporada de monitoreo de ozono a 33 estados. Esto es particularmente importante para los grupos que se enfrentan a mayores riesgos, incluyendo los niños y asmáticos, porque proveerá información para que las familias puedan tomar los pasos necesarios para proteger su salud en los días de smog.

La agencia también está proponiendo el fortalecer el estándar de ozono “secundario” a un nivel entre 65 a 70 ppmm para proteger las plantas, árboles y ecosistemas de los niveles dañinos de ozono a nivel terrestre. Los nuevos estudios ofrecen más evidencia que indica que la exposición repetida al ozono impide el crecimiento de los árboles, perjudica a las plantas, y reduce la producción de los cultivos. El nivel propuesto corresponde a los niveles de exposición de la temporada de ozono que los científicos han determinado que ofrece mayores protecciones.

La EPA solicitará comentarios públicos a la propuesta por 90 días después de la publicación en el Registro Federal. La agencia planea celebrar tres audiencias públicas. La EPA emitirá los estándares finales de ozono para el 1ero de octubre del 2015.

Para ver la propuesta (en inglés): http://www.epa.gov/glo/


Fecha de publicación:11/26/2014 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico