Contact Us

Newsroom

EspList

 

Estudio de la EPA: Niveles de mercurio en mujeres de edad fértil bajaron 35 por ciento / Datos sugieren que las mujeres están tomando decisiones mejor informadas acerca de los mariscos

WASHINGTON—Hoy la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) publicó un estudio que demuestra que los niveles de mercurio en la sangre en mujeres de edad fértil bajó 34 por ciento en comparación con una encuesta realizada en 1999-2000 y encuestas de seguimiento efectuadas del 2001 al 2010. Además, el porcentaje de mujeres de edad fértil con niveles de mercurio en la sangre sobre el nivel de preocupación disminuyó 65 por ciento desde la encuesta del 1999-2000 y las encuestas del 2001-2010.

Durante el periodo de la encuesta ocurrieron muy pocos cambios en la cantidad de pescado consumido. La disminución en la proporción del insumo de mercurio al pescado consumido sugiere que las mujeres podrían estar comiendo tipos de pescados con concentraciones bajas de mercurio.

Para el estudio revisado por pares de expertos, Tendencias en las concentraciones de mercurio en la sangre y consumo de pescado entre mujeres de edad fértil en EE.UU., NHANES (1999-2010), la EPA analizó mediciones de niveles de mercurio en la sangre de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La EPA encontró que los concentraciones de metilmercurio en la sangre de mujeres de edad fértil en el primer ciclo de la encuesta (1999-2000) era 1.5 veces mayor a la concentración promedio en los cinco ciclos subsiguientes (2001-2010). El promedio de concentraciones cambió solo levemente del 2001 al 2010 y permaneció bajo los niveles de preocupación para la salud.

El estudio de la EPA provee una perspectiva nacional sobre las tendencias en los niveles de mercurio basada mayormente en el consumo de peces marinos. No refleja las tendencias en niveles de mercurio en comunidades que dependen de la pesca local para su subsistencia. La EPA y los estados recomiendan que la gente consulte los avisos locales antes de comer del pescado proveniente de vías acuáticas locales.

El pescado y los mariscos son una parte importante de una dieta saludable porque son una fuente de proteína de alta calidad, muchas vitaminas y minerales, ácidos grados Omega-3, y son bajos en grasas saturadas. Una dieta bien balanceada incluye una variedad de pescados y mariscos que pueden ser beneficiosos para la salud del corazón y el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños.

Sin embargo, casi todos los peces y mariscos tienen algún rastro de mercurio. Para la mayoría de las personas, el riesgo de comer pescado y mariscos no es motivo de preocupación de salud. Sin embargo, algunos pescados y mariscos tienen niveles altos de mercurio que podrían perjudicar un niño aún por nacer o el sistema nervioso en desarrollo de un niño pequeño. Los riesgos del mercurio dependen de la cantidad de pescados y mercurio ingeridos y los niveles de mercurio en el pescado.

La EPA y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) aconsejan a las mujeres de edad fértil, a las mujeres embarazadas, y las madres lactantes y a los niños pequeños a evitar algunos tipos de pescados y a comer pescado y marisco que sean bajos en mercurio por motivos de salud y para reducir la exposición al mercurio.

La EPA y la FDA aconsejan:

    · No coma tiburón, pez espada, caballa gigante e iofolátilo (pez blanquillo) porque tienen niveles elevados de mercurio.
    · Coma hasta 12 onzas (dos comidas promedio) por semana de una variedad de pescados y mariscos bajos en mercurio.
        o Cinco de los pescados consumidos más comúnmente que son bajos en mercurio son los camarones, el atún “claro” enlatado, el salmón, el abadejo y el pez gato (bagre).
        o Otro pescado que se come comúnmente, el atún albacora (blanco) tiene mucho más mercurio que el atún enlatado claro. Por lo tanto, cuando escoja dos comidas de pescado y marisco, solo debe comer unas 6 onzas (una comida promedio) de atún albacora por semana.
    · Consulte los avisos locales acerca de cuán sanos sean los pescados provenientes de lagos, ríos y aguas costeras locales. Si no hay ningún aviso disponible, coma hasta 6 onzas (una comida promedio) por semana del pescado cultivado en aguas locales, pero no consuma ningún otro tipo de pescado durante esa semana.
    · Siga las mismas recomendaciones para los niños pequeños, pero sírvales porciones más pequeñas.

La EPA y la FDA emitieron avisos nacionales sobre el mercurio en el consumo de pescados en el 2001 y el 2004. La agencia realizó una amplia campaña nacional de alcance público incluyendo la distribución de millones de folletos de avisos, la traducción de información al español, portugués, chino, vietnamita, coreano, camboyano y hmong; y proveyeron materiales a más de 150,000 médicos y profesionales de salud. La EPA ha trabajado estrechamente con socios estatales y tribales en el desarrollo y comunicación de mensajes de riesgos y beneficios relacionados al consumo de pescado.

En el 2013, la EPA tomó dos acciones significativas para hacer el pescado y los mariscos más seguros para comer. En junio, la agencia propuso nuevas normas sobre efluentes provenientes de las plantas eléctricas que representan más de la mitad de todos los contaminantes tóxicos descargados a arroyos, ríos y lagos de instalaciones industriales en EE.UU. En abril, la EPA emitió una nueva norma para el Mercurio y Tóxicos de Aire, que establece estándares para la limitación de emisiones de mercurio emitidas por plantas eléctricas. El cumplimiento de esta regulación podría tomar hasta cuatro años.

Para más información en inglés: http://water.epa.gov/scitech/swguidance/fishshellfish/fishadvisories/technical.cfm#tabs-4

Fecha de publicación:11/20/2013 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico