Contact Us

Newsroom

En Español

 

Declaración de la administradora de la EPA Gina McCarthy ante la comisión senatorial del Medio Ambiente y Obras Públicas sobre el Plan de Acción Climático del Presidente

WASHINGTON—Declaraciones de la administradora de la EPA Gina McCarthy redactadas para su presentación:

Presidenta Boxer, el miembro de más alto rango Vitter, miembros de la comisión: Gracias por la oportunidad de testificar hoy.

En junio del año pasado, el Presidente reafirmó su compromiso de reducir la contaminación de carbono cuando ordenó a las agencias federales, incluyendo la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) a tomar pasos significativos para mitigar el daño presente y futuro ocasionado por las emisiones de dióxido de carbono y prepararse para los anticipados cambios climáticos que ya se han desencadenado.

El cambio climático es uno de los retos más grandes de nuestro tiempo. Basado en la evidencia, más del 97% de los científicos climáticos están convencidos de que el cambio climático ocasionado por los seres humanos está ocurriendo. Si nuestro clima cambiante continúa sin control alguno, tendría impactos devastadores en los Estados Unidos y el planeta. La reducción de la contaminación de carbono es de importancia crítica para la protección de la salud de las personas en este país y el medio ambiente del cual nuestra economía depende.

El responder al cambio climático es un imperativo urgente a nivel de la salud pública, la seguridad del público, la seguridad nacional y medioambiental que representa un reto económico y una oportunidad económica. Como el Presidente ha declarado, tanto la economía como el medio ambiente tienen que proporcionar para las generaciones presentes y futuras, y podemos y debemos adoptar recortes a la contaminación de carbono como una chispa, un desencadenante de innovación empresarial, creación de empleos, energía limpia y un amplio crecimiento económico. El éxito de los Estados Unidos durante los últimos 40 años deja claro que la protección ambiental y el crecimiento económico van mano a mano.

El Plan de Acción Climático del Presidente ordena a las agencias federales a abordar el cambio climático mediante autoridades ejecutivas existentes. El Plan consiste de tres pilares: el recortar la contaminación de carbono en Estados Unidos; el preparar al país para los impactos del cambio climático y el dirigir los esfuerzos internacionales para combatir el cambio climático.


El recortar la contaminación de carbono

La EPA desempeña un papel crítico en la implementación del primer pilar del Plan, el recortar la contaminación de carbono. Durante los pasados cuatro años, la EPA empezó a abordar ese cometido conforme a la Ley de Aire Limpio.

Nuestros primeros pasos abordaron el asunto de los vehículos de motor, que anualmente emiten cerca de una tercera parte de la contaminación de carbono. La EPA y la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, (NHTSA, por sus siglas en inglés) en conjunto con la industria automotriz y otras partes interesadas, trabajamos juntos para establecer normativas para los gases de efecto invernadero y eficiencia de combustible para el año modelo del 2012 al 2025 para vehículos de carga liviana. Durante la vida útil de estos vehículos, las normas ahorrarán un estimado de $1.7 millón de millones para consumidores y negocios y reducirá el consumo de petróleo en Estados Unidos por 12 mil millones de barriles, mientras reducen las emisiones de gases de efecto invernadero por 6 mil millones de toneladas métricas.

Las normativas de la EPA y la NTSA para el año modelo del 2014 al 2018 para camiones pesados y autobuses presenta una historia exitosa similar. Bajo el Plan del Presidente, estamos desarrollando la segunda fase de normativas para vehículos de carga pesada para los años modelos posteriores al 2018.

Partiendo de este éxito, el Presidente le pidió a la EPA que trabajara con los estados, servicios públicos de energía y otras partes interesadas clave para desarrollar planes para reducir la contaminación de carbono de plantas de energía eléctrica presentes y futuras.

Las plantas de energía eléctrica son la fuente singular más grande de contaminación de carbono en los Estados Unidos. En marzo del 2012, la EPA propuso las primeras normativas de contaminación de carbono para futuras plantas de energía eléctrica. Después de recibir sobre 2.5 millones de comentarios, determinamos la necesidad de emitir una nueva propuesta norma basada en este insumo y a la información actualizada.

En septiembre del 2013, la EPA anunció esta nueva propuesta. Las normativas propuestas establecerían los primeros límites uniformes nacionales de contaminación de carbono para futuras plantas de energía eléctrica. Estas no aplican a las plantas de energía eléctrica existentes. La propuesta establece límites nacionales separados para nuevas turbinas operadas a base de gas natural y las nuevas unidades operadas a base de carbón. Las nuevas turbinas grades operadas a base de gas natural tendrían que emitir menos de 1,000 libras por CO2 megavatios-hora, mientras que las turbinas pequeñas operadas a base de gas natural tendrían que emitir menos de 1,100 libras por CO2 por megavatio-hora. Las nuevas unidades a base de carbón tendrían que emitir menos de 1,100 libras de CO2 por megavatio-hora. Los operadores de estas unidades podrían optar por una flexibilidad adicional al establecer un promedio de sus emisiones a lo largo de múltiples años para cumplir con un límite algo más estricto.

Las normativas reflejan un desempeño demostrado de tecnologías bajas en carbono eficientes que están siendo usadas en la actualidad. Preparan el terreno para continuas inversiones públicas y privadas en tecnologías como el gas natural eficiente y la captura de carbono y almacenaje. La propuesta fue publicada recientemente en el Registro Federal el 8 de enero, y el periodo formal para comentarios públicos está abierto en la actualidad. Estamos esperando una participación robusta en la propuesta y consideraremos cuidadosamente los comentarios y el insumo que recibamos a medida que se desarrolle la norma final.

Como destacamos, la propuesta normativa aplicaría solo para futuras plantas de energía eléctrica. Para las plantas de energía eléctrica existentes, estamos realizando esfuerzos de alcance público con un amplio grupo de partes interesadas que pueden ofrecer información durante la elaboración de las propuestas directrices, que habremos de emitir para junio de este año. Estas pautas proveerán directrices a los estados, los cuales desempeñan un papel primordial en el desarrollo e implementación de planes para abordar la contaminación de carbono de plantas existentes en sus estados. Reconocemos que las plantas de energía eléctrica existentes requieren un enfoque distinto y que este marco nos permitirá capitalizar en el liderazgo de los estados y la innovación, mientras también toma en cuenta la diversidad regional y provee flexibilidad.

Los esfuerzos de alcance público de la EPA hacia las partes interesadas y la participación pública en preparación para esta normativa han sido extensos y vigorosos. Celebramos once sesiones de audiencias públicas en todo el país en nuestras oficinas regionales y las oficinas centrales de la EPA en Washington, DC. Hemos participado en numerosas reuniones con una amplia gama de partes interesadas en todo el país. Y todo esto se está llevando a cabo antes de proponer directrices algunas. Cuando publiquemos las propuestas normativas en junio, el proceso más formal de participación pública comenzará—incluyendo un periodo de comentarios públicos y una oportunidad para una audiencia pública en la cual las partes interesadas, y el público en general, tendrán una oportunidad adicional de ofrecer su insumo.

El recortar las emisiones de metano

El Plan de Acción Climático propone el desarrollo de una estrategia cabal e interagencial para abordar las emisiones de metano, un poderoso gas de efecto invernadero que también contribuye a la contaminación de ozono, pero el cual tiene un valor económico sustancial. La EPA está trabajando con otras agencias para evaluar los datos de emisiones, abordar las brechas en los datos, e identificar oportunidades para reducir las emisiones de metano mediante programas basados en incentivos y las autoridades existentes.

El recortar las emisiones de los HFC

El Plan también exhorta a los Estados Unidos a desempeñar un papel de liderazgo mediante la diplomacia internacional, así como la acción nacional, para reducir las emisiones de hidrofluorocarbonos (HFC), los cuales son gases potentes de efecto invernadero cuyas emisiones se anticipa que habrán de triplicarse para el 2030.En adelante, la EPA usará su autoridad bajo la Ley de Aire Limpio para fomentar la inversión, la compra y el uso de alternativas más favorables al clima.

El prepararse para los impactos del cambio climático

Aun a medida que trabajamos para evitar el poderoso cambio climático, debemos fortalecer la resiliencia de los Estados Unidos hacia los impactos climáticos que ya estamos viviendo en la actualidad y los cuales ya no podemos evitar. El Plan del Presidente propone una amplia gama de acciones en este frente. La EPA está incorporando la investigación en los impactos del clima en la implementación de nuestros programas existentes y el desarrollo de información y herramientas para ayudar a las personas y entidades que toman decisiones, incluyendo los gobiernos estatales, locales, y tribales, para que tengan un mejor entendimiento y para abordar estos impactos. Además, la EPA está trabajando de cerca con nuestros contrapartes en otras agencias federales sobre varios aspectos adicionales en la elaboración de nuestra resiliencia, incluyendo el desarrollo de la Alianza Nacional para la Resiliencia en Casos de Sequía, para asegurar la seguridad de nuestros abastecimientos de agua dulce, protegiendo nuestros servicios púbicos de agua, y protegiendo y restaurando nuestros recursos naturales a la luz de un clima cambiante.

Los esfuerzos internacionales

Nuestro clima cambiante es también un reto global, y el Plan del Presidente reconoce que Estados Unidos tiene que acompañar la acción al interior del país con el liderazgo en el exterior. Al trabajar estrechamente con el Departamento de Estados, la EPA continúa comunicándose con nuestros socios internacionales para participar en la reducción de carbono mediante una variedad de actividades. Estas incluyen esfuerzos de consorcios público-privados para abordar las emisiones de metano y otro contaminantes climáticos de corta duración bajo la Coalición del Clima y el Aire Limpio y la Iniciativa Global de Metano, así como la cooperación bilateral con las principales economías.

Conclusión

El Plan del Presidente provee una guía para la acción federal para cumplir con el reto apremiante de un clima cambiante, al promover soluciones de energía limpia que capitalicen en la innovación estadounidense y propulsen el crecimiento económico. La EPA espera colaborar con otras agencias federales y todas las partes interesadas en estos esfuerzos críticos.

Muchas gracias nuevamente por la oportunidad de testificar y espero contestar sus preguntas.

Fecha de publicación:01/16/2014 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico