Contact Us

Newsroom

Comunicados en Español

 

Shell Oil gastará más de $115 millones para reducir contaminación de aire nociva en el área de la refinería y planta química de Houston

WASHINGTON – El Departamento de Justicia de EE.UU. y la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) anunciaron hoy que Shell Oil y sus consorcios afiliados (Shell) han acordado resolver las alegadas violaciones a la Ley de Aire Limpio en una refinería y planta química grande en Deer Park, Texas al gastar al menos $115 millones para controlar la contaminación atmosférica nociva proveniente de las llamas industriales y otros procesos, y al pagar una multa civil de $2.6 millones. Shell acordó pagar $1 millón para un sistema de tecnología avanzada para monitorear los niveles de benceno en áreas colindantes a la refinería y planta química cerca de un vecindario residencial y una escuela, y hacer los datos públicos mediante un sitio Web.

Shell gastará $100 millones en tecnología innovadora para reducir la contaminación de aire dañina de las llamas industriales mediante dispositivos usados para quemar los gases perdidos. Se le ha requerido a Shell tomar las siguientes acciones para mejorar las operaciones de las llamas: minimizar las llamas al recuperar y reciclar los gases perdidos descargados (que podrían ser reutilizados por Shell como un combustible o producto); cumplir con limitaciones sobre cuánto gas perdido podrá ser quemado en una llama (topes de llamas); e instalar y operar instrumentos y sistemas de monitoreo para asegurar que los gases que son enviados a las llamas sean quemados con un 98% de eficiencia. El acuerdo de Shell para recuperar y reciclar los gases perdidos (recuperación de gases de las llamas) en esta planta química es el primero de su índole.

Una vez que se haya implementado a cabalidad, los controles de contaminación requeridos por el acuerdo reducirán las emisiones de aire nocivas de dióxido de azufre, compuestos orgánicos voltaicos (COVs), incluyendo benceno, y otros contaminantes de aire peligrosos por un estimado de 4,550 toneladas o más por año. Estos controles también reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero por aproximadamente 260,000 toneladas al año.

“Estos controles de emisiones innovadores requeridos en el convenio de hoy recortarán la contaminación atmosférica nociva en las comunidades cerca a Houston”, declaró Cynthia Giles, administradora adjunta de la Oficina de Acatamiento y Cumplimiento de EPA. “Este caso es parte de un esfuerzo de acatamiento a nivel nacional de EPA para proteger a los vecindarios colindantes al reducir significativamente la contaminación tóxica de las llamas y hacer la información acerca de la contaminación asequible rápidamente a las comunidades afectadas”.

“Este acuerdo resultará en reducciones sustanciales en contaminación de aire tóxico mediante la tecnología más avanzada y mayores eficiencias en la planta Deer Park”, sostuvo el subsecretario de Justicia interino Robert G. Dreher de la División de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Departamento de Justicia. “Este acuerdo llevará a la refinería y planta química de Shell Oil en Deer Park a estar en cumplimiento con la Ley de Aire Limpio de la nación y resultará en un aire más limpio y saludable para los residentes en las comunidades locales por los años venideros”.

El acuerdo fue radicado a la misma vez que el Departamento de Justicia de EE.UU. radicó una querella de parte de EPA alegando, entre otras cosas, que la compañía había operado de manera impropia sus 12 dispositivos de llamas a base de vapor de una manera en la cual se emitía un exceso de COVs, incluyendo benceno y otros contaminantes de aire nocivos.

Además de reducir la contaminación de las llamas, Shell modificará significativamente su planta de tratamiento de aguas residuales; reemplazará y reparará los tanques como sea necesario; inspeccionará los tanques cada dos semanas con una cámara infrarroja para mejor identificar los problemas de integridad potenciales que podrían conducir a fugas; e implementará prácticas mejoradas de monitoreo y reparación en la unidad de producción de benceno. Cuando haya sido implementado a cabalidad, se estima que estos proyectos específicos costarán entre $15 y $60 millones.

Además en un segundo proyecto para beneficiar la comunidad, Shell acordó pagar $200,000 en adaptar la tecnología para reducir las emisiones diesel de los vehículos que pertenecen al gobierno y son operados en las cercanías de la instalación industrial de Deer Park.

Estas acciones reducirán las emisiones de contaminantes que pueden ocasionar daño significativo a la salud pública. La exposición a altas concentraciones de dióxido de azufre puede afectar la respiración y agravar enfermedades respiratorias y cardiovasculares existentes. Los COVs son un componente clave en la formación de smog u ozono a nivel terrestre, un contaminante que irrita los pulmones, exacerba las enfermedades como el asma, y puede aumentar la susceptibilidad a enfermedades respiratorias como la pulmonía y bronquitis. La exposición crónica al benceno, que EPA clasifica como un carcinógeno, puede ocasionar numerosos impactos a la salud incluyendo leucemia y efectos reproductivos adversos en mujeres.

El acuerdo de hoy es parte del esfuerzo nacional de EPA de reducir las emisiones de contaminantes tóxicos de aire, con un enfoque particular en llamas industriales. Estos requisitos se centran en la reducción de la cantidad de gas perdido enviado a las llamas y en el mejorar las operaciones de las llamas, las cuales ambas funcionan para reducir las emisiones tóxicas. La operación impropia de una llama industrial puede enviar centenares de toneladas de contaminantes de aire dañinos al aire. Mientras mayor cantidad de gas perdido una compañía envía a las llamas, entonces mayor la contaminación. Mientras menos eficiente sea una llama en la quema del gas perdido, mayor contaminación ocurre. EPA quiere que las compañías usen las llamas menos, y cuando las usen para quemar logren quemar plenamente las sustancias químicas nocivas encontradas en el gas desechado.

Shell, con oficinas centrales en Houston, procesa aproximadamente 330,000 barriles al día de petróleo crudo en su instalación de Deer Park, lo cual la convierte en la 11ma refinería más grande en Estados Unidos. Además, la planta química de Deer Park produce aproximadamente 8,000 toneladas productos que incluyen el etileno, benceno, tolueno, xileno, fenol y acetona. Tanto la planta química como la refinería operan 24 horas al día y 365 días al año.

El acuerdo de consentimiento radicado en el Tribunal del Distrito Sur de Texas está sujeto a un periodo de comentario público de 30 días y a la aprobación del tribunal. El acuerdo de consentimiento está disponible para la lectura en http://www.justice.gov/enrd/Consent_Decrees.html. Las peticiones resueltas conforme a este acuerdo son alegaciones solamente y no ha habido determinación de responsabilidad.

Para más información (en inglés) acerca del acuerdo: www.epa.gov/enforcement/air/cases/sdp.html

Para más información (en inglés) acerca de la Iniciativa Nacional de Acatamiento de EPA para Tóxicos de Aire:
http://www.epa.gov/compliance/data/planning/initiatives/2011airtoxics.html

Acuerdos de acatamiento (en inglés) anteriores relacionados con las llamas industriales:

BP North America:
http://www.epa.gov/compliance/resources/cases/civil/caa/bp-whiting.html

Marathon Petroleum Company:
http://yosemite.epa.gov/opa/admpress.nsf/2467feca60368729852573590040443d/e841a5bbc6dd1082852579d7005b6347!OpenDocument&Highlight=2,Marathon

CountryMark Refining and Logistics:
http://yosemite.epa.gov/opa/admpress.nsf/2467feca60368729852573590040443d/b511e565ba2af7f985257b20005cb737!OpenDocument&Highlight=2,CountryMark

Alerta de Acatamiento: Acatamiento de EPA se enfoca en las violaciones de eficiencia de llamas industriales (Agosto 2013):
http://www.epa.gov/enforcement/air/documents/newsletters/flaringviolations.pdf


Fecha de publicación:07/10/2013 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico