Contact Us

Newsroom

Comunicados en Español

 

EPA suple fondos para explorar la conexión entre enfermedades respiratorias, calidad del aire y clima en la cuidad de Nueva York

      (Nueva York, N.Y. – 5 de diciembre de 2007) La calidad del aire local afecta a la manera en que usted vive y respira. Al igual que el clima, el aire puede cambiar de un día para otro o incluso de hora a hora. La Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York (New York University School of Medicine NYUSM) y el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Cuidad de Nueva York (New York City Department of Health and Mental Higiene NYCDHMH), acaban de recibir $494,551 en subvenciones de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) para desarrollar modelos que puedan predecir las enfermedades respiratorias, incluyendo ataques de asma, utilizando datos meteorológicos en virtualmente tiempo real, las condiciones de la calidad del aire, y visitas a la sala de emergencia en la ciudad de Nueva York.

      "Este tipo de investigación es integral para mejorar nuestra comprensión de cómo diversos factores se unen para impactar a la salud de las personas", dijo Alan J. Steinberg, Administrador Regional de EPA. "La EPA y nuestros socios de reglamentación están trabajando para eliminar la contaminación de nuestro aire, pero el informar al público es también un elemento clave para la lucha contra la contaminación. El conocer más acerca de la relación entre la calidad del aire, las condiciones climáticas, y cuándo es que la gente se enferma puede adelantar grandemente nuestra capacidad para asesorar a las personas sobre la mejor manera de proteger su salud. "

      “Mediante este estudio, esperamos monitorear mejor el impacto de la contaminación atmosférica y las condiciones meteorológicas en la salud de los neoyorquinos”, declaró el Dr. Thomas Matte, un epidemiólogo medioambientalista en el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York. “La Ciudad de Nueva York es un líder en el uso de datos para determinar acciones de salud pública y esperamos que este proyecto conduzca a una mejor comunicación pública para reducir los riesgos a la salud cuando hay condiciones de calidad de aire deficientes o un pronóstico de eventos climatológicos extremos”. El Dr. Matte añadió que el estudio también mejoraría la habilidad de la ciudad de monitorear los beneficios de salud provenientes de las iniciativas para mejorar la calidad del aire que han sido lanzadas como parte de PlaNYC, un plan comprensivo para fomentar un mejor medio ambiente físico en Nueva York”.

      "En la Escuela de Medicina de NYU esperamos trabajar con la ciudad de Nueva York a fin de desarrollar métodos mejorados para identificar y advertir al público sobre los riesgos inminentes de futuros episodios de contaminación atmosférica en nuestra ciudad”, dijo el Dr. Kazuhiko Ito, profesor adjunto y principal investigador de NYU en este proyecto. El Dr. George Thurston, profesor, e investigador co-principal de NYU indicó que “esperamos que los resultados de este trabajo puedan engendrar el desarrollo de la recopilación de datos de salud y ambientales en tiempo real y sistemas de análisis en otras ciudades a través de Estados Unidos y el mundo, a fin de proteger mejor la salud pública proveniente de los riesgos atmosféricos”.

      Los investigadores aprovecharán el sistema sindrómico de vigilancia del Departamento de Salud y Higiene Mental de la Cuidad de Nueva York que monitorea diariamente las visitas a la sala de emergencia. Los sistemas de vigilancia con enfoque sindrómico son los sistemas de monitoreo utilizados por los proveedores de servicios de salud para registrar las síntomas y los datos relacionados con la salud antes de que se haga un diagnóstico. Estos sistemas proporcionan un sistema de alerta adelantada para la comunidad médica mediante la identificación de los patrones de salud y sirven para identificar con antelación cuándo podrían haber razones para sospechar que un brote se está produciendo.

      Investigadores científicos estudiarán de forma sistemática la secuencia de acontecimientos entre las condiciones climáticas, la acumulación de contaminación en el aire, y sus efectos sobre la salud. El objetivo es desarrollar modelos de los efectos sobre la salud que sean de utilidad para las predicciones del impacto en la salud de la contaminación del aire basado en datos meteorológicos virtualmente en tiempo real y datos médicos. El estudio financiado por la EPA también examinará la influencia de acontecimientos especiales, como las tormentas del polvo de Asia, incendios forestales canadienses, etc. para evaluar la forma en que afectan a la salud, y las predicciones del modelo.

      El ozono puede irritar el sistema respiratorio, causando tos, irritación de la garganta y agravando ataques de asma. Cuando los niveles de ozono son altos, más personas con asma tienen ataques que requieren la atención de un médico o el uso de la medicina. Una razón por la cual esto ocurre es que el ozono hace a las personas más sensibles a los alérgenos tales como mascotas, polen, polvo y ácaros, que son desencadenantes comunes de los ataques de asma y conducen a un aumento en las admisiones al hospital y visitas a la sala de emergencia.

      Fuentes de partículas finas, con un espesor menor de 2.5 micrómetros o como 1/30 el diámetro de un cabello humano, incluyen todo tipo de combustión, incluyendo fuentes como vehículos de motor, plantas energéticas, la quema residencial de madera, los incendios forestales, las quemas agrícolas, y en algunos procesos industriales. Partículas finas pueden penetrar profundamente en los pulmones y producir serios riesgos para la salud, incluyendo el agravar los síntomas del asma y otros problemas respiratorios en las personas sanas.

      Para obtener una descripción detallada de este proyecto financiado por EPA, visite:

http://cfpub.epa.gov/ncer_abstracts/index.cfm/fuseaction/display.abstractDetail/abstract/8649/report/0

Fecha de publicación:12/05/2007 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico