Contact Us

Newsroom

Comunicados en español

 

La EPA otorga casi medio millón de dólares a tres universidades para financiar proyectos para reducir el riesgo de plaguicidas, incluyendo riesgos a las abejas / La Universidad Estatal de Luisiana, La Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad de Vermont a la delantera en tecnología innovadora

WASHINGTON—Hoy, la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) anunció subvenciones agrícolas para prácticas sobre el Manejo Integrado de Plaguicidas (MIP) para reducir el uso de plaguicidas potencialmente dañinos y reducir el riesgo a las abejas, mientras controlan las plagas y ahorran dinero.

“Estos proyectos de colaboración pueden proveer soluciones innovadoras para reducir los riesgos de los plaguicidas a los polinizadores y a las cosechas”, declaró James Jones, administrador adjunto de la Oficina de Seguridad Química y Prevención de Contaminación. “Iniciativas tales como estas instan a los demás a adoptar tecnologías y prácticas prometedoras en toda la nación para reducir los riesgos a los pesticidas mientras maximizan la producción de los cultivos y protegen la salud pública”.

El MIP se basa en prácticas fáciles de implementar y sensibles al medio ambiente que evitan que las plagas se conviertan en una amenaza. Estas prácticas conllevan el monitoreo y la identificación de plagas, así como el tomar acción preventiva con antelación al uso de pesticidas. Si los plaguicidas son necesarios, se podrían usar métodos de fumigación aérea limitada a lugares específicos. Estas subvenciones ampliarán los esfuerzos de protección ambiental público-privadas y reducirán el riesgo de los plaguicidas en la agricultura.

Las subvenciones para el MIP agrícola han sido otorgadas a las siguientes instituciones para:

El proyecto de la Universidad Estatal de Luisiana para minimizar los impactos a las abejas provenientes de los insecticidas usados en el control de mosquitos. El control de mosquitos es un asunto crítico de salud pública; sin embargo, los insecticidas pueden ser peligrosos para las abejas. Las abejas son esenciales para la producción de cultivos y asegurar un suministro de alimentos sanos. Las prácticas y directrices que resulten de este proyecto serán distribuidas a los distritos de control de mosquitos y a los apicultores en los Estados Unidos.

El proyecto de la Universidad de Vermont para reducir el uso de plaguicidas y mejorar el control de plagas mientras aumenta el rendimiento de cultivos en 75 acres de lúpulo en el nordeste. Los subvencionados también desarrollarán y distribuirán materiales de alcance público para ayudar a los agricultores a adoptar etas prácticas. La meta de este proyecto consiste en reducir las aplicaciones de herbicidas y fungicidas por un 50 por ciento mientras también reducen el mildiú lanoso, una enfermedad de las plantas.

El proyecto de la Universidad Estatal de Pensilvania para proteger a las abejas y cultivos al reducir la dependencia en el tratamiento de las semillas con plaguicidas neonicotinoidas y explorar los beneficios de producir las cosechas sin usarlos. El MIP en campos sin labranza de cereales será usado para controlar babosas y otras plagas que dañan las cosechas de maíz y soja. Los investigadores compartirán sus hallazgos con cultivadores y profesionales agrícolas de la región del medio-Atlántico.

La protección de poblaciones de abejas figura entre las principales prioridades de la EPA. Algunos de los factores que contribuyen a la disminución de los polinizadores incluyen: la pérdida del hábitat, los parásitos y las enfermedades, la genética, la malnutrición y la exposición a pesticidas. La EPA está participando en esfuerzos nacionales e internacionales para abordar estas preocupaciones. La agencia está trabajando con apicultores, productores, manufactureros de plaguicidas, el Departamento de Agricultura de EE.UU. y los estados para aplicar las tecnologías para reducir la exposición de las abejas a los plaguicidas. Estos esfuerzos adelantarán las mejoras prácticas de gestión, fomentarán la aplicación de las normas y asegurarán que los riesgos a los polinizadores en el mundo real sean tomados en consideración en nuestras decisiones reglamentarias sobre plaguicidas.

Las subvenciones MIP suplementarán estos esfuerzos, así como proveerán soluciones para maximizar la producción de cultivos mientras minimizan los impactos no intencionados de los pesticidas.

Para más información (en inglés) sobre las Subvenciones Regionales Agrícolas de la EPA para el MIP: http://www.epa.gov/pestwise/grants/regionalaggrants.html

Fecha de publicación:01/08/2014 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico