Contact Us

Newsroom

Comunicados en español

 

Scotts Miracle-Gro pagará $12.5 millones en multas criminales y penalidades civiles por violaciones a leyes federales sobre plaguicidas

WASHINGTON – La Compañía Scotts Miracle-Gro, un productor de plaguicidas para usos comerciales y para el cuidado del césped y el jardín, fue sentenciada hoy en la Corte Federal de Distrito en Columbus, Ohio a pagar una multa de $4 millones y realizar servicio comunitario por once violaciones criminales a la Ley Federal de Insecticida, Fungicida y Rodenticida (FIFRA, por sus siglas en inglés), que rige la manufactura, distribución y venta de plaguicidas. Scotts se declaró culpable en febrero de 2012 por aplicar ilegalmente insecticidas a sus productos de alimentos para aves silvestres que son tóxicos a las aves, de falsificar documentos de registro de pesticidas, de distribuir pesticidas con etiquetas engañosas y que no han sido aprobados, y de distribuir plaguicidas que no han sido registrados. Esta es la penalidad criminal más grande bajo FIFRA hasta la fecha.

En un acuerdo civil separado con la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) Scotts acordó pagar más de $6 millones en penalidades y gastar $2 millones en proyectos medioambientales para resolver violaciones civiles adicionales de plaguicidas. Estas violaciones incluyen la distribución o venta de plaguicidas que no han sido registrados, cancelados o etiquetados erradamente, inclusive productos con advertencias o precauciones inadecuadas. Este es el arreglo civil más grande bajo FIFRA hasta la fecha.

“El uso errado o la rotulación errada de productos pesticidas puede ocasionar serias enfermedades en humanos y es tóxico para la vida silvestre”, declaró Cynthia Giles, administradora adjunta de la Oficina de Aplicación y Cumplimiento de EPA. “La sentencia y acuerdo civil sin precedentes anunciada hoy (viernes) responsabiliza a Scotts por un amplio incumplimiento de la compañía con las leyes de plaguicidas las cuales ponen los productos en manos de los consumidores sin la autorización adecuada o etiquetas de advertencias”.

“Como el comercializador más grande del mundo de pesticidas para uso residencial, Scotts tiene una especial obligación de asegurar que se observen las leyes que rigen la venta y uso de estos productos. Al no haberlo hecho así, Scotts ha sido sentenciado a pagar la multa más grande en la historia del acatamiento de FIFRA”, sostuvo Ignacia S. Moreno, la subprocuradora de la División para el Medio Ambiente y Recursos Naturales del Departamento de Justicia. “El Departamento de Justicia continuará trabajando con EPA para asegurar que los plaguicidas aplicados en los hogares y los céspedes y en alimentos sean vendidos y usados en cumplimiento con las leyes que tienen el propósito de asegurar su seguridad”.

En el acuerdo concertado con la fiscalía, Scotts admitió que aplicó los pesticidas Actellic 5E y Storcide II a sus productos de alimentos de aves aún cuando EPA había prohibido su uso. Scotts lo había hecho para proteger sus alimentos de aves de infestaciones de insectos durante el almacenaje. Scotts admitió que usó estos plaguicidas contrario a las directrices de EPA y pese a la etiqueta de advertencia que aparece en todos los contenedores de Storicide II la cual dice: “Storicide II es extremadamente tóxico para los peces y tóxico para las aves y otra vida silvestre”. Scotts vendió ilegalmente este alimento tratado de aves por dos años después de comenzar a mercadear esta línea de alimentos de aves y seis meses después de que empleados advirtieran específicamente a la gerencia de Scotts acerca de los daños de estos plaguicidas. Para el momento en el cual retiró voluntariamente estos productos del mercado en marzo de 2008, Scotts había vendido más de 70 millones de unidades de alimento de aves tratado ilegalmente con plaguicidas tóxico para las aves.

Scotts también se declaro culpable de someter documentos falsos a EPA y a las agencias reguladoras estatales en un esfuerzo por engañarlos para que creyeran que los numerosos plaguicidas estaban registrados con EPA cuando en realidad no lo estaban. La compañía también se declaró culpable de haber vendido ilegalmente plaguicidas que no estaban registrados y de mercadear estos productos pesticidas con etiquetas que contenían alegaciones falsas y engañosas que no estaban aprobadas por EPA. Los documentos falsificados sometidos a EPA y los estados se atribuyen a un gerente de productos federales de Scotts.

Además de la multa criminal de $4 millones, Scotts contribuirá $500,000 a organizaciones que protegen el hábitat de las aves, incluyendo $100,000 para cada una de las siguientes entidades, el Programa de Áreas Importantes para las Aves de la Sociedad Audubon en Ohio, el Programa de Silvicultura Urbana del Departamento de Recursos Naturales de Ohio, el Programa de Mejora del Hábitat de Aves de los Parques Metropolitanos de Columbus, el Laboratorio Ornitológico de la Universidad de Cornell y la Conservación de la Naturaleza de Ohio para apoyar la protección de poblaciones de aves y hábitats mediante la conservación, investigación y educación.

Al momento en el cual se descubrieron las violaciones criminales, EPA también comenzó una investigación civil que descubrió numerosas violaciones civiles que abarcaron cinco años. Las violaciones civiles de Scotts a la ley FIFRA incluyen la distribución a nivel nacional o venta de pesticidas que no estaban registrados, cancelados o etiquetados erróneamente que incluía productos con advertencias o avisos inadecuados. Como resultado, EPA emitió más de 40 órdenes de Cese de Venta, Uso o Eliminación a Scott para abordar más de 100 productos pesticidas.

Además de la multa civil de $6 millones, Scotts completará proyectos medioambientales valorados por $2 millones para adquirir, restaurar y proteger 300 acres de tierra para prevenir las escorrentías de sustancias químicas agrícolas en las cercanías de vías acuáticas.

El caso criminal fue investigado por la División de Investigación Criminal de EPA y la Unidad de Acatamiento Ambiental de la Oficina de Identificación e Investigación Criminal de la Oficina del Procurador General de Ohio. Fue procesado por el principal abogado litigante Jeremy F. Korzenic de la Sección de Crímenes Ambientales de la División del Medio Ambiente y Recursos Naturales del Departamento de Justicia de EE.UU., por Michael J. Mcclary, Abogado de Acatamiento Criminal de EPA y Fiscal Especial adjunto, y el Fiscal Adjunto de EE.UU. J. Michael Marous.

El caso civil fue investigado por la División de Terrenos y Sustancias Químicas de la Región 5 de EPA y la Oficina del Abogado Regional y la Oficina de Acatamiento Civil de las Oficinas Centrales de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., ayudado por la Oficina de Programa de pesticidas.

Para más información acerca del acuerdo civil y productos retirados: http://www.epa.gov/compliance/resources/cases/civil/fifra/scottsmiraclegro.html

Más información acerca del programa de acatamiento criminal de EPA: http://www.epa.gov/enforcement/criminal/index.html

Más información acerca del programa de pesticidas de EPA: http://epa.gov/pesticides/

Fecha de publicación:09/07/2012 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico