Contact Us

Newsroom

Comunicados en español

 

EPA propone un estándares más estrictos de calidad de aire para plomo

(Washington, D.C. – 1ro de mayo de 2008) Hoy por primera vez en treinta años, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) está tomando los pasos necesarios para revisar los estándares nacionales de calidad de aire para plomo al proponer el fortalecer dramáticamente los estándares para que reflejen los estudios de ciencia más recientes respecto al plomo y a la salud humana.

“Al abordar las emisiones de plomo, la EPA continúa propulsando el proceso de limpiar el aire en Estados Unidos hacia adelante,” dijo el administrador Stephen L. Johnson. “Con la propuesta de hoy, podemos escribir el próximo capitulo en la historia del aire limpio de Estados Unidos.”

Con el propósito de proteger la salud pública, la propuesta recomienda reforzar el estándar primario por 80 a 93 por ciento. Esto revisaría el estándar actual de 1.5 microgramos por metro cúbico de aire a un nivel en el rango de o.10 a 0.30 microgramos por metro cúbico. La Agencia está aceptando comentarios del público sobre los niveles alternos en el rango menor a 0.10 a 0.50 microgramos por metro cúbico.

Desde 1980, las emisiones al aire de plomo en la nación han bajado casi 98 por ciento, en gran medida como resultado de la decisión de la Agencia de eliminar escalonadamente el plomo en la gasolina. Y los niveles promedios del plomo en el aire son mucho más bajos que los niveles el estándar de 1978. En la actualidad, el plomo emitido al aire proviene de una variedad de fuentes que incluyen fundidores, fundiciones de hierro y estaño, y del combustible de aviones. Alrededor de 1,300 toneladas de plomo son emitidas al aire cada año conforme a los estimados más recientes de la EPA.

El plomo es emitido al aire y puede ser inhalado o, después que se asienta, puede ser ingerido. La ingestión es la ruta principal de exposición humana. Una vez en el cuerpo, el plomo es rápidamente absorbido y transportado al torrente sanguíneo y puede afectar muchos sistemas y órganos.

Desde 1990 se han publicado más de 6,000 estudios científicos sobre los efectos de plomo a la salud humana y el medio ambiente. La evidencia de los estudios humanos indica que el plomo en la sangre puede causar daño a niveles mucho más bajos de lo que previamente se pensaba.

La exposición al plomo está asociada con una amplia gama de efectos humanos que incluyen, daño al sistema nervioso central, sistema cardiovascular, riñones y el sistema inmunológico. Los niños son particularmente vulnerables: La exposición a niveles bajos de plomo durante la infancia ha sido relacionada con problemas del coeficiente de inteligencia (IQ, por sus siglas en inglés), aprendizaje, memoria y comportamiento.

También el plomo puede causar efectos tóxicos en plantas y puede afectar la reproducción y crecimiento en aves, mamíferos y otros organismos. Para proteger el ambiente, la EPA está proponiendo que el estándar secundario sea idéntico al estándar primario.

La EPA aceptará comentarios públicos durante 60 días luego que la propuesta sea publicada en el Registro Federal. La Agencia llevará a cabo dos audiencias públicas el 12 de junio de 2008: una en St. Louis y la otra en Baltimore. La EPA tiene que publicar una decisión final para el estándar de plomo el 15 de septiembre de 2008.

Información sobre la propuesta y las audiencias publicas: http://www.epa.gov/air/lead

Fecha de publicación:05/01/2008 Reciba nuestros comunicados de prensa automáticamente por correo electrónico