Contact Us

Newsroom

Speeches By EPA Administrator

 

Extracto del discurso -- Las Reglas de Aire Limpio de 2004: El próximo capítulo del compromiso estadounidense hacia el aire limpio

04/14/2004
Hoy, definiré un nuevo capítulo en el compromiso estadounidense para el aire limpio. Éste presenta una visión que pone de manifiesto las aspiraciones ambientales de nuestra nación y las realidades del globalismo económico. Es una visión que contempla unos nuevos y mejores enfoques para producir uno de los periodos más productivos de mejoras en la calidad del aire en la historia de nuestra nación…

…Durante años fuimos imprudentes hacia nuestro hermoso planeta azul. La contaminación aérea tornaba el mediodía en un anochecer. Los ríos se prendían en llamas. Los desechos tóxicos amenazaban nuestras comunidades. Las alarmas empezaron a sonar.

Entonces vino el 22 de abril de 1970, millones de personas a través de toda la nación y alrededor del mundo se unieron en el primer Día del Planeta Tierra. Agitó la opinión pública. La gente lo sintió…

…Algunos minimizaron ese primer movimiento ambiental como un capricho pasajero, pero no era un capricho en lo absoluto.

No pasó mucho tiempo después de ese primer Día del Planeta Tierra cuando la Agencia de Protección Ambiental (de los Estados Unidos) fue creada. Dentro de unos pocos años, las Actas de Aire Limpio y de Agua Limpia eran adoptadas como leyes a nivel nacional…

…La mejoría ambiental se convirtió en la labor de todos los ciudadanos. Creó un concepto de que la responsabilidad ambiental sería incluida en el precio de nuestros modelos comerciales e incorporada a nuestros planes y aplicada por medio de nuestras leyes.

La madurez ambiental nos ha enseñado muchas lecciones:

Hemos aprendido la importancia de los establecer estándares nacionales y soluciones vecinales altos.

Hemos aprendido que la gente hace más y lo hace de manera más rápida si se les brinda incentivos que sean del interés público.

Durante los pasados treinta años se ha reforzado repetidamente la lección de que la ciencia y la tecnología son motores para el progreso ambiental. Ellos hacen lo improbable posible.

Y quizás la lección más importante: la labor nunca finaliza. En efecto, cada incremento del progreso se hace más difícil porque ahora estamos tratando de alcanzar un fruto cada vez más alto. Tenemos que seguir moviéndonos hacia adelante, buscando la mejoría de manera infatigable a la misma vez que buscamos mejores maneras para hacer las cosas…

…Existe un dilema aquí. Sin un medio ambiente saludable, la prosperidad no puede ser sostenida. Por otro lado, sin una competitividad económica, la inversión ambiental se restringe. Si miramos internacionalmente, nos damos cuenta que no hay nada que promueva la contaminación más que la pobreza. La resolución es obvia; tenemos que perfeccionar la manera de alcanzar el progreso ambiental.

Ese dilema crea una tensión innegable entre nuestras aspiraciones ambientales y nuestros deseos económicos. Esta tensión se hace sentir en las discusiones de política pública, las conversaciones de intercambio comercial internacional, pero sobre todo, en la competencia comercial cada día.

El mantenerse competitivo en un mercado global requiere mejorías constantes en cada componente del proceso económico. En una industria manufacturera, buscamos las mejoras de eficiencia en cuestión de micro-segundos en la línea de producción. El proceso de mejoras tiene que aplicarse a nuestros esfuerzos hacia la protección ambiental. Tenemos que aprender a hacerlo de manera más rápida, menos costosa y con menos fricción económica.

Desafortunadamente, este tema se torna político. Los críticos de un partido intentan denunciar al otro como siendo indiferente o por alejarse de nuestro compromiso nacional. La realidad es: hemos hecho un compromiso nacional hacia la mejoría ambiental. Estos debates no son tan sólo político partidistas: son una tensión entre la manera antigua de pensar y una nueva manera de pensar; entre aquellos que buscan proteger el status quo que ellos crearon y aquellos que buscan una mejor manera, una manera que es más rápida, que va más allá y hace más por un costo menor.

El limpiar el aire es un relevo generacional. Cada generación y cada administración—del partido que sea—construye sobre la labor de aquellos que precedieron.

Nuestra meta es acelerar la velocidad del progreso ambiental y hacerlo de una manera que mantenga nuestra competividad nacional. El objetivo está bien ilustrado en nuestra estrategia nacional para el aire limpio.

Lo llamamos una estrategia de aire limpio debido a que el impacto va mucho más allá. Esto se trata de la salud—la gente viviendo por una vida más duradera, mejor, con menos enfermedades y menos sufrimiento. Se trata de la salud del equipo económico estadounidense, hoy y en el futuro. Se trata de reducir el número de días que nuestros niños se ausentan de la escuela. Se trata de cuán productivos son nuestros obreros. Se trata de qué porción de nuestra riqueza nacional tiene que ser destinada a brindar tratamiento a los enfermos en lugar de educar a los sanos. Es obvio que se trata de nuestra habilidad de competir en el mundo…

…El aire limpio es una historia nacional exitosa. En los últimos 30 años, hemos reducido por un 50 por ciento la contaminación y ahora estamos levantando la vara para todos, sin excepciones. ¿Las ciudades y suburbios? Sí. ¿Las áreas rurales en los Estados Unidos? Sí. ¿Los parques nacionales? Absolutamente.

Esto no se trata de que el aire se está haciendo más sucio. El aire se está limpiando. Estas nuevas reglas son parte de nuestro nuevo entendimiento sobre las amenazas a la salud. Esto se trata de cómo nuestros estándares se están haciendo mas estrictos y nuestra determinación nacional para cumplirlos se está reafirmando.

Mañana, en mis funciones como administrador de la Agencia de Protección Ambiental, declararé que cada parte de los Estados Unidos caerá en una de dos categorías: aquellos que hayan alcanzado los estándares más altos y aquellos que no los hayan alcanzado.

Aquellos que no los hayan alcanzado serán clasificados conforme a los siete niveles de no cumplimiento que varían entre marginal a extremo. Mientras mayor sea su grado de incumplimiento en un área, más rigurosas serán las acciones para limpiar su aire.

Hay muchas buenas nuevas en este anuncio. 19 estados están cumpliendo con este nuevo estándar de mayor protección en todas sus áreas. En el noroeste del país, no habrá ninguna área que no esté en cumplimiento. No hay ninguna área que no esté en cumplimiento en los cinco estados de la gran cuenca y las Montañas Rocosas, ni en ninguno de los estados de la gran planicie al norte de Texas. Toda la población en Iowa, Minnesota, Florida, Mississippi, Vermont, Hawai y Alaska respiran un aire más sano.

Hay aproximadamente 2700 condados que cumplen con el estándar de ocho horas de ozono a nivel nacional. Desafortunadamente, aproximadamente, unas 100 áreas metropolitanas, incluyendo 490 condados, serán clasificadas como áreas que no están en cumplimiento con el estándar de ocho horas. En comparación, cerca de 100 áreas que incluían unos 370 condados fueron designados como áreas de incumplimiento con el estándar menos estricto de una hora en 1991…

…¿Acaso la designación por estar en incumplimiento significa que no podemos fomentar el crecimiento de nuestra economía o construir carreteras? No. ¿Acaso esto significa que tenemos un plan y tomaremos acción para limpiar nuestro aire? Sí.

Hoy, he utilizado la frase “una manera mejor”. He hablado de la “manera antigua de pensar versus el nuevo pensar”. Una ilustración clarifica lo que estoy diciendo…

…Hemos aprendido que al utilizar colaboraciones, incentivos y un enfoque directo basado en resultados acelera nuestros esfuerzos por un aire limpio y la competitividad. Esa es la nueva manera de pensar…

…La tensión entre la antigua manera y la nueva manera de pensar perdura…

…Quiero dejar claro que el progreso hacia el aire limpio requiere más que unos acuerdos voluntarios. Por ejemplo, los estados no pueden resolver el problema de la contaminación que atraviesa las fronteras estatales con soluciones voluntarias. Un enfoque nacional sólido es necesario en esos casos porque hay muchos estados que creen que ellos podrían quitar todos los autos de sus carreteras, limpiar todas las plantas energéticas, y cerrar las fábricas en sus estados y aún no habrían logrado el pleno cumplimiento.

Hemos propuesto una regla de calidad de aire interestatal que aborda las emisiones de las plantas energéticas que cruzan las líneas estatales y contribuyen significativamente a las condiciones en otras áreas locales.

Sin las reglas que abordan el transporte de contaminación, los estados continuarán luchando entre sí, un proceso derrochador y contraproducente que no hace nada por limpiar el aire.

Finalizaremos la Regla de Aire Limpio Interestatal luego este año. Preferiríamos la legislación de los Cielos Claros, que resolvería mejor el problema, pero no podemos esperar. Semejante a los Cielos Claros, la Regla Interestatal utiliza un sistema de límites e intercambios para reducir contaminantes específicos—el óxido de nitrógeno y el bióxido de azufre—por setenta por ciento cuando sea implantado en su totalidad. El SOx y NOx, como les decimos, son los ingredientes primarios del ozono y las partículas finas.

El Acta de Aire Limpio Interestatal es otro ejemplo de una nueva manera de pensar, una mejor manera de hacer las cosas. Utiliza las fuerzas del mercado para reducir más contaminación proveniente de las plantas energéticas en un periodo más corto de tiempo de lo que se había hecho en el pasado.

Estamos haciendo más. La Regla de Aire Limpio para Motores que No Transitan en las Carreteras será finalizado en los próximos treinta días. Diré más sobre el tema en su momento, pero déjenme decirles que será un gran avance. Esta regla cambiará la manera en que los motores diesel son construidos y la manera en que el combustible es refinado. En la década de los años 1970, eliminamos el plomo de la gasolina. Ahora estamos eliminando el azufre del combustible diesel. La humareda negra de humo que ven saliendo de los generadores, los tractores niveladores, los camiones y otros equipos pesados que no transitan por las carreteras serán eliminados para siempre.

La Regla Diesel es un modelo de una nueva manera de pensar, una nueva tecnología y una colaboración entre los segmentos de la industria, la comunidad ambiental y los reguladores que conduce a una manera mejor.

Finalmente la Regla del Aire Limpio para el Mercurio regulará el mercurio proveniente de las plantas energéticas por primera vez y resultará en una reducción del 70 por ciento. Las plantas energéticas basadas en la quema de carbón son la fuente interna principal de emisiones de mercurio. Tienen que ser limpiados y estamos encaminados para finalizar la regla para fin de año. La semana que viene celebramos el Día del Planeta Tierra número 34. Hemos logrado avances monumentales como una nación en los pasados treinta y cuatro años—de una modalidad a una filosofía, de una concienciación a una acción acelerada.

Los pasos que serán lanzados esta semana quizás no figuren en el calendario de las fechas históricas. Sabemos que nos encontramos sobre todo en la fecha de declarar los impuestos, el día en que el Titanic chocó contra un témpano de hielo, y el aniversario del debut de la mascota el Pollo San Diego. Nadie se acuerda cuándo desapareció la gasolina con plomo. Los niños quizás nunca sepan que el DDT era un pesticida y no un músico de “rap”.

No obstante, respirarán un aire más limpio. Nuestros niños serán más saludables. El equipo económico de Estados Unidos será más fuerte. Estados Unidos se beneficiará de las Reglas de Aire Limpio de 2004 y de las mejores maneras de hacer las cosas y de una nueva manera que está por delante.